Viaje en Tierra del Fuego : Ushuaïa

Oops! Lo confeso, desaparecí totalmente de los radares desde un mes… eso porque me encontraba al fin del mundo. Literalmente.

Como lo saben si leen este blog desde el principio, me expatrié en Argentina. Fin de enero, tuve el placer de hacerles descubrir a mis padres mi nuevo país, y sobre todo descubrir al mismo tiempo que ellos nuevos lugares de Patagonia que yo no conocía.

Nos encontramos juntos para una aventura linda, ya que nos fuimos los tres, yo, mi mama y mi papa, durante tres semanas en el Sur argentino.

Y como decirles?…Estuvo lindo!

Entonces tenía ganas de compartirles un poco de este viaje, y - quien sabe - darles ganas a ustedes también de verlo con sus ojos…Empezamos ya mismo con la primera etapa de nuestro viaje, y no la peor : Ushuaïa!

Tomamos un vuelo directo desde Bahia Blanca. Les puedo decir que es uno de los aterrizajes mas hermoso que he visto desde que viajo. Llegar al medio de las nubes, las montañas, el mar… todo parece tan cerca, y las colores son tan profundas.

Les acuerdo que bajamos de 1800km mas al sur, y entonces cuando bajamos del avión…hace frío! estamos fin de enero, lleno verano en Argentina, pero acá abajo cerca del polo, estamos contentos tener nuestro abrigo!

Durante mi precedente viaje a Patagonia, estaba menos al sur (en Rio Gallegos), y sinceramente, aunque siempre había viento, y aunque hacia frío a la mañana y a la noche, pude estar afuera en mangas cortas cuando hacia sol. Esta vez, fue diferente. La ciudad se desarolló hacia el turismo y propone muchos artículos de trekking o de alpinismo con buena protección contra el frío (hubiera tenido que entender con eso!).

Bueno, acá andamos, con nuestro coche alquilado, en dirección de nuestro hospedaje (les dejo unas direcciones en fin del articulo), y descubrimos la ciudad con sus casitas de color, su puerto industrial y su marina.

Seguramente ya han escuchado que Ushuaïa esta llena de colores por sus casitas y es verdad, en parte pero no es lo que más me llamó la atención. Me sorprendió el paisaje montañoso que abraza la ciudad, y la bahía muy linda donde pasan todo el día muchos barcos.

Otra vez, les acuerdo : cuando están en Ushuaïa, no están mas en el continente argentino, sino en un conjunto de islas. Ningún camino por tierra permite pasar de Argentina a Ushuaïa, hace falta pasar por Chile. Otro elemento más que les hace acordar que están al fin del mundo, en Tierra de Fuego.

El primer día, llegamos a la tarde pero teniamos ganas de recorrer un poco, entonces fuimos a caminar hacia el Glaciar Martial. Quince minutos de coche subiendo en los afuera de Ushuaïa y llegan al estacionamiento, y de allí pueden empezar a subir caminando. Parece que es una linda caminata, pero estabamos tan cansados y empezabamos a tener frío, entonces bajamos antes de terminar. Pero les aconsejo hacerlo si pueden porque la vista a la bahía es hermosa!

Esta noche nos dormimos en nuestro hospedaje arriba de Ushuaïa y nos despertamos al día siguiente con la vista a la bahía y la luz matinal… un espectáculo increíble!

Visitas

El primer día decidimos empezar por una excursión en el Canal de Beagle. El canal separa la isla principal de Ushuaïa de las otras más chicas, y es famosa por su fauna local. Pueden osbervar allí muchas aves marinas (cormoranes sobre todo), lobos marinos pero también los inguinos que vienen nidificar en la Ilsa Martillo de octubre a marzo mas o menos. Hace falta como 4 o 5 horas de navegación según el viaje que eligen y según la temporada (unas rutas están cerradas de invierno). Las companias que proponen las excursiones están todas en el puerto, elegimos Rumbo Sur pero todas ofrecen el mismo precio. La unica que propone algo un poco diferente es Piratour : les hace desembarcar en la isla con los pinguinos - lo que no me parece muy ecodfriendly pero bueno…

Dejamos Ushuaïa y navegamos un poco en el Canal, pasamos varias islas donde viven cormoranes, hasta llegar al Faro Les Eclaireurs donde están los lobos marinos. El espectáculo es sorprendente, la vista del faro con sus animales y las costas atrás merece la pena y es, para mí, legendaria.

Siguiendo un poco mas el estrecho llegan hasta la Isla Martillo donde vienen a reproducirse miles de pinguïnos cada año, en un ambiente excepcional (no es ningún boludo el pinguïno!). El lugar es realmente hermoso y verles caminar me hizo acordar mi experiencia en Patagonia.

Como les decía, una sola companía propone de desembarcar en la isla para acercarse a los pinguinos, pero si les puedo dejar mi opinión, no mejora la experiencia y me parece que les molestamos bastante caminando en su lugar de reproducción. Entonces bueno, yo les recomiendo no fomentar este tipo de comercio y quedarse en su barco para sacar fotos que igual serán muy lindas. Después de todo, basta y las imágenes que más se quedarán son las que estarán gravadas en su mente, ya verán!

La vuelta en barco es un poco larga porque no para más en las islas pero el paisaje sigue siendo sorprendente y así se puede admirar al canal por el otro lado. Nosotros tomamos el barco a la mañana y volvimos al principio de la tarde con unas ganas de caminar un poco!

Es lo que hicimos, paseando por la avenida principal (San Martin), única calle con comercios, mayormente de recuerdos (no siempre de buen gusto, hay que admitirlo), de equipos deportivos, y de restaurantes. Le pueden dar la vuelta rápidamente pero así se dan cuenta de la onda en la ciudad y pueden tomar un chocolate caliente para combatir el frío!

Al día siguiente teníamos ganas de caminar un poco y descubrir el famoso Parque nacional de Tierra del Fuego. En camino hacia la entrada, pueden parar para ver el muyconocido Tren del Fin del Mundo. El lugar es lindo y pueden tomar el tren, lo que es buena opción si viajan con niños, personas que no quieren caminar mucho o con poco mobilidad, porque cruza una parte del parque. Nosotros elegimos sacarle una foto y pudimos hasta verlo salir de la estación.

Nos vamos hasta la entrada del Parque nacional, donde otra vez el paisaje es grandioso. Montañas hasta donde se pierda la vista, es donde empiezan los Andes y a pesar del frío, todo está muy verde. Tiene que pasar por unas rutas de tierra pero bastante praticables, pueden ir sin miedo! Una vez llegados al estacionamiento, donde está el centro de visitantes, pueden empezar a caminar.

Nos tomó mas o menos 4 horas para ir hasta el fundo del parque, a la frontera con Chile. Es lindo pero bastante desolado de vez en cuando. Lo que más me llamó la atención son los colores y sobre todo los miles de tonos verdes diferentes que pudimos observar, siempre cambiando según la luz, y que son casi imposible para capturar en foto. Una belleza bien diferente de la que conocemos con nuestros paisajes europeos.

El parque también es famoso por ser el lugar de hospedes indeseables, importados y que son una plaga : los castores. Comen muchos arboles y desgatan mucho los bosques argentinos de Ushuaïa. No tuve la suerte de ver ninguno pero dejan huellas y construcciones que no podrán perderse…

Entonces, si les gusta caminar solo puedo aconsejarles el Parque nacional de Tierra del Fuego ( el nivel es facil y solo paseando tranquilos pueden hacerle toda la vuelta). Alterna entre bosques, pasarelas, miradores. Unas lagunas se abren con la vista a la montaña, el paisaje cambia mucho y la luz tan particular de Patagonia es la promesa de una linda caminata!

El Museo Maritimo fue nuestra ultima visita durante la mañana antes de tomar el avión de vuelta. No me arrepiento haber ido porque es muy completo. Sabían que el nombre Tierra de Fuego viene de los primeros hombres que poblaron Ushuaïa, los yamanes, indios de la época que vivían desnudos y encendían fuegos para calentarse (unos valientes dado el clima)?

El museo agrupa muchos datos acerca del pueblo yamanes pero también la manera han sido tratados y exterminados (caso todos), y acerca del proyecto de colonisación que permitó desarollar la ciudad de Ushuaïa. Es porque el museo se encuentra adentro de la prisión, que fue donde fueron enviados los prisioneros de la época que tenían como tarea construir las calles de la ciudad, los edificios, en condiciones muy duras. Es muy dificil imaginárselo y aprendes muchas cosas en el museo. Si tienen el tiempo, les aconsejo hacer la visita.

Gastronomia

La especialidad de Ushuaïa es la centolla, o araña de mar. Si no les gusta los mariscos, pueden ir directamente al punto siguiente!

Muchos restaurantes la enseñan en su vitrina y la usan como argumento comercial, pero a veces no se puede encontrar centolla entonces les dejo un consejo : hacen una reservación y sobre todo antes de sentarse y pedir algo, preguntan si tienen centolla fresca (y no congelada). Se puede comer como la langosta (en agua hervida), o en cacerola.

La otra especialidad de Patagonia es obviamente el cordero patagónico, al asador. El cordero esta atado y expuesto a la llama y se cocina despacito, se cae la grasa y toma un lindo color. Un lujo! Deben saber que al contrario de nuestro cordero europeo, a veces seco, el cordero patagónico es muy tierno y un poco mas graso. Esta perfecto para el asado, y muy sabroso. Lo tienen que probar en una buena parilla!

Para terminar, ultima especialidad d'e Ushuaïa : la trucha negra. No la probamos nosotros por falta de tiempo en Ushuaïa y también porque sale carísima (900 pesos por persona). Se trata de un pescado enorme y aparentemente que tiene mucha carne y muy fina. Si lo prueban algún dia, vuelvan por acá a contarme como sabe!

Para concluir

Solo tenía ganas de insistir en dos cosas que me parecen importantes si quieren ir a Ushuaïa. Es obviamente un lugar mítico y bastante turístico, entonces pueden esperar cruzar muchos turistas (y lo tengo que confesar, muchos franceses, lo que nos sorprendió). Eso hace de Ushuaïa un lugar fácil y praticable, porque esta hecho para los turistas, bien distribuido, y acogedor (en todos los lugares donde fuimos fue asi). En ningún momento me sentí en inseguridad, aunque es lo que se dice de America Latina, al contrario. Hasta un viajero solo lo podría hacer sin problema.

El lado negativo es que, tal como lugar turístico, Ushuaïa es bastante caro. Los hoteles, restaurantes, parques, se aprovechan a veces un poco del turismo. Pienso por ejemplo a los 10% de propina esperados por el personal de los restaurantes y claramente escritos en la cuenta (tómenlo en cuenta en su presupuesto, porque si no es una obligación, parece una costumbre). Al revés, como lugar turístico, me pareció que a la ciudad le faltaban lugares “piola”, con buena onda, donde sentarse a la tardecita para tomar un trago mirando las luces de la bahía. Los bares están un poco sin sabor, no pude encontrar un lugar viejito y autentico, me imaginaba Ushuaïa con algo más alma y diría que fue mi única decepción.

Aparte eso, solo les diría de ir urgente a ver Ushuaïa!

 
  • Gîte / Hostelería : Tango B&B

950, Gdor. Manuel Fernández Valdez

Una casa grande con vista al puerto y sus habitantes muy acogedores, que les darán todos los datos que puedan necesitar.

  • Restaurant / Restaurante :

Centolla : La Cantina fueguina de Freddy

San Martin 300-398

Cordero al asador : Moustacchio

San Martin 387

  • Musée Maritime et d’Ushuaïa/ Museo maritimo y de Ushuaïa

Gobernador Paz, Yaganes

  • Salon de thé / Cafeteria:

Laguna Negra

San Martin, 513

(las companias de barcos les regalan casi siempre un chocolate caliente gratis a probar en esta cafeteria)