Outfit del lunes

Empezamos la semana con un look, ¿hacía tiempo no?

Nada extraordinario, solo un look de lunes, o más bien un look de domingo porque lo usé durante todo el día este domingo de lluvia una semana atrás, este domingo que dediqué entero a ponerme a día con Juego de Tronos (¿y ustedes, donde están en la serie?)

Lo concederán, la prenda fuerte de este look son obviamente estos pantalones totalmente locos. Les tengo que contar. Hay una tienda en Cañuelas, que ya conocía, que me encantaba, ¡pero se había mudado… justo la puerta abajo de mi edificio! No sé si saltar de felicidad o quemar mi tarjeta bancaria (príncipe de precaución). Cuando vi la vitrina, la primera vez, ya sabía que iba a dar una vuelta, y había visto unos pantalones livianitos, todo igual, pero animal print.

Cuando, una tarde después del trabajo, entré en la tienda para chusmear y probarme unas cositas, finalmente me decidí no para estos que había visto sino para estos pantalones rojos. Hubiera podido ser feo, lo admito, porque tiene estas flores raras, colores vivos y a la vez potencialmente pasadas… y sin embargo a todos les gustó: a mí, a mi novio y a la vendedora, ¡lo que no suele pasar tanto!

Soy fanática de su fluidez, su cintura elástica que lo hace muy cómodo, y al mismo tiempo elegante con esta tela tan original. Son los pantalones perfectos para un domingo: ¡cómodo pero canchero! Ya me imagino usarlo para el verano con unas sandalias y una remera blanca.

Este día, como empezaba el otoño y hacia más frio, lo asocié con un súper básico: este suéter negro un poco largo. Viene de la misma tienda, esta sin etiqueta de marca, ¡pero es tan suavecito! Al final tengo poca prenda de color uniforme, o negras, porque ya saben cuánto me gustan las telas con muchas colores o cosas impresas. Entonces este simple suéter negro, un básico, ¡fue una compra fuera de lo normal para mí!

Hablando de accesorios, elegí algo básico fuera de moda con estas botinas de simili (vienen de Zara me parece, no me acuerdo bien, tienen unas temporadas ya). Hacen un pie finito, van con todo y son re cómodas con esta “media” que tienen al tobillo (se las enseñaré mejor otro día). Elegí estos aros queridos compradas en Parfois en Francia, que siempre lucen. Los uso al trabajo, para salir, y no me canso de verlos. Salieron baratos y aunque empiezan a sufrir de los numerosos viajes que les impongo, ¡los quiero con locura! Son llamativas, o sea se notan, pero no demasiado tampoco, justo lo que espero de unas joyas.

Espero que este look les gustó, es lo que me gusta usar y pienso que es buenísimo encontrar algo que te guste fuera de los shoppings famosos, en tienditas de tu barrio donde la prenda no tiene ni etiqueta, y te gusta por lo que es y no por su marca.

Tienda :

Doña Coqueta

Lara 325, Cañuelas

La gerente es adorable, la selección ancha y bien arregladita: ¡da ganas de comprarte todo!

https://www.facebook.com/doniacoquetaoficial/