Mon coeur bat pour #17

Este mes tengo una larga lista de favoritos, porque tuve un mes muy lleno, y así me gusta!

Acá en Argentina, es invierno, las temperaturas bajas no te animan para salir afuera, pero tengo la sensación de haber tenido bastante sol igual. En un lindo desorden les cuento estas cosas que me gustaron este mes…

 

 

Compañeros del frio

¡Como les decía, Winter is there ! Hacía dos años que no había vivido el frío y temperaturas acercándose al cero, así que casi me había olvidado como se siente!

De forma concreta, mis mejores amigos de estas últimas semanas fueron estos dos productos mágicos que ayudan tus piecitos para sobrevivir: el Mentisan y este aceite Esmeralda que es equivalente. Tiene un olor muy fuerte (de menta y alcanfor) pero por lo que dice el packaging, son antiinflamatorio, analgésico y antirreumático. Significa que cuando vuelven mis problemas circulatorios y de sabañones (si, es el momento glamour) uso esta crema en mis pies mañana y noche y calienta un poco mientras alivia el dolor. Una ayuda importante para las que, como yo, son friolentas, tienen mala circulación en las venas o el síndrome de Raynaud… Piénsenlo para el invierno que viene!

El otro compañero para el frio, obviamente, es tener una casa calentita, acogedora, donde este lindo para acurrucarse para la siesta. Y no hay nada mejor que el calor de un buen fuego en este caso. Cuando como es mi caso, no tiene chimenea en casa, la solución es instalar una salamandra! Un calor divino con un poco de leña seca y los días o tardes de invierno tienen otro encanto!

Para terminar, les dejo ver unos dulces – algo que más nos permitimos en invierno – que ayudan a calentarte! ¡Todo eso lo probé durante el cumpleaños de un amigo! La chocotorta era muy buena y me dio ganas de probar esta receta nueva para mí! Y esta cajita de Vauquita, es lo que descubrí este mes y es un pecado absoluto: 20 g de dulce de leche puro, que haces bajar con un buen mate!

¿Ya se dieron cuenta que mis favoritos para pasar bien el invierno son principalmente calor y comida?...

 

 

Verde!

Bueno, entonces pasamos al siguiente punto. Estoy desarrollando una pasión para las plantas y este mes, un domingo a la mañana durante un paseo, salí con un bolso plástico en mano. ¡Me dediqué a colectar todas las plantitas que me gustaban y que cruzaba en el camino, y seguramente lo volveré a hacer!

Orgullosa de mi tesoro, pasé toda la tarde armando macetas para darle vida a mi interior! ¡Deberían probar! ¡Hace bien! Algunas plantas todavía esperan su maceta, tengo cada vez más cactus y tengo planes para las diferentes suculentas que colecté!

 

 

 

Visitar Buenos aires

Disfruté mi semana de vacaciones para visitar (otra vez) la capital y sobre todo hacerle la visita a gente que no lo conocía. Fue divertido para mí porque soy expatriada y fue une buena forma de sentirme un poco más local.

No conozco bien la ciudad todavía, pero me ubico, sé en qué barrio hay que ir para pasear y los lugares que uno puede tener ganas de descubrir cuando uno viene en la capital argentina. De hecho, todavía no les hice ningún artículo acerca de Buenos Aires, les gustaría? Lo tenía planeado para después de la serie sobre mi viaje a Patagonia, pero también se puede hacer de otra forma!

Obviamente fuimos a ver la Plaza de Mayo, Caminito, Puerto Madero, San Thelmo, la calle Florida y las Galerías Pacifico, el Obelisco, las canchas de futbol… lo mejor que podíamos un día de invierno!

 

 

 

 

Series y películas

Quien dice invierno y frio dice también más tiempo mirando películas. Bueno, no es una regla, pero este mes confeso que vi muchas cosas y algunas me gustaron mucho!

Aparte de la temporada 3 del Marginal que miro en la televisión pública argentina y que está en difusión todavía, mi descubrimiento mayor del mes – 15 años después de todo el mundo - fue Big Little Lies. No le presté atención cuando salió la temporada 1 (el famoso debate Metoo etc.) pero seguramente escuché rumores ahora cuando estaba para salir la temporada 2. Y tenía ganas de mirar une serie de chicas (no dije feminista) y me encantó la primera temporada. Me gustó seguir estas mujeres, cada una diferente, a la vez compleja y casi un estereotipo, mientras se cruzan sus destinos, hasta terminar con una fin esperada, temida y liberadora. La temporada empieza con estos retratos de mujeres que parecen muy fijos – como en Desperate Housewives – pero rápidamente se vuelve más complejo y psicológico, más universal también, con una intriga que sabemos macabra – como en Pretty Little Liars. Ya entendieron, es una serie 100% Yankee, pero por una vez lo que importa es lo que les pasa a estas mujeres que parecen tener todo para ser felices y se revelan al final llenas de neurosis. Su historia, su pasado, que descubres con una frase, más pasan los episodios, terminan enseñándonos otra parte de ellas, más cerca de nosotras, más tierna. Las odias y las quieres, hasta con sus defectos porque son tan humanas y tan fuertes a la vez. Vencen cada día sus demonios y sin duda son las que deciden, trabajadoras, influenciadoras, no tan fútiles y sometidas como se puede pensar. Dirigen el baile en la ciudad de Monterey (esta escena con el alcalde, invisible al medio de todas estas mujeres que dan su opinión, es muy clara), pero también en su matrimonio (los hombres todos tienen un papel menor y son más como muletas para estas amazonas que como pilares, y en ningún momento están al centro de la historia). Hay mucho más para decir, pero la fuerza de la serie es lograr que se unen estas mujeres, a pesar de sus conflictos internos y sus diferencias. Protegerse entre ellas, a pesar de los celos, las discordias, es un mensaje nuevo y benévolo. Por lo menos, es el mensaje que vi yo mirando Big Little Lies.

 

Pasamos a las películas, ahora, con una obra difícil que me dejo pensativa unos días: Mi hijo. Cuenta una golpiza, la incomprensión de un padre que busca a un culpable, que trata de entender. Secretos de adolescentes, el mundo de la noche, la angustia, el dolor y la ira. Muchos temas se cruzan en esta película, y a veces puedes adivinar ciertas cosas, pero el fin, nunca. Como cuando vi Je vais bien ne t’en fais pas (película francesa) en la época, quedé en choque y me interrogué a mí misma acerca de nosotros, humanos, acerca de nuestros límites, nuestra humanidad, la fuerza de los vínculos familiares, los errores que cometimos. Una bofetada. La tienen que ver sí o sí.

 

Otra muy buena película que les recomiendo y con una historia que no es nada secreta esta vez: Wakolda. La historia de una familia en Patagonia y su cohabitación con uno de los más famosos nazis. Otra vez lo que hace la película es enseñarnos de forma fina y con tela de fondo histórica el monstro atrás del hombre, y la excusa científica. Una oportunidad para recordar a una época que lo olvida demasiado que a veces, los genios son las fuentes para desvíos que no tienen justificación…

 

Voy decreciendo en la lista de mis favoritos y en mi opinión en la calidad de la realización, pero tenía ganas de hablarles de 4 latas, une película de Netflix, con Jean Reno. Más bien cómica y humana, este tipo de película que te hace bien. La historia de viejos compañeros que se encuentran con su viejo 4L (el coche) para una última aventura, pero nada pasará como lo habían pensado. Todo pasa en el desierto africano, lugar perfecto para la acción, pero también para pensamientos más profundos como la vida y la muerte, el viaje, la amistad y el amor. Un buen momento de diversión.

 

Por fin, termino con Muerte en Buenos Aires, película de 2014 un poco rara y larga. Te encuentras en el Buenos Aires de los años 90, el Palermo chic de los clubes de polo, el mundo de la noche y de los homosexuales, la corrupción de la policía. No me pareció apasionante la intriga, no tampoco coherente, la película es larga y me pregunté mil veces para que tal o tal escena, pero sí me gustó el ambiente un poco vintage de esta época. Une época cuando todo estaba permitido, cuando los bares gais eran alegres, cuando se podía fumar por todos lados, cuando los trajes se hacían a medidas, y las investigaciones policiales se resolvían con la cabeza y sin prueba ADN.

 

 Zoe Kravitz

Como les contaba antes, me encantó la temporada 1 de Big Little Lies. Como todas, supongo que tengo una favorita entre todas las súper chicas de la serie, y la mía es sin duda Zoe Kravitz (=Bonnie). Estoy totalmente consciente que es un personaje totalmente fabricado, pero me gusta todo de ella! Y, en primer lugar, su trabajo: profe de yoga. Obviamente de moda, su actividad va con el ambiente muy hype de la californiana ciudad de Monterey y el carácter tranquilo de la heroína, muchas veces dejada de lado por las demás. Bonnie siempre parece mantener la sangre fría y analizar en vez de reaccionar. Sin duda es lo que le hace también una madrastra tan relajada y benévola y una segunda esposa comprensiva.

Quien dice yoga dice también cuerpo escultural, y la serie lo enseña en varias oportunidades. Por eso es una heroína odiada y temida por las otras mujeres, lo que contribuye a volverla más misteriosa y especial todavía. Para terminar, su estilo en la serie siempre es estudiado para darle una onda zen. Su personaje muchas veces usa ropa de yoga que valorizan su cuerpo, colores y ropa étnica que combinan con el color de su piel, pero también elementos que se destacan como tacos increíbles (suecos) que nos hacen acordar que Zoe Kravitz es una mujer bajita que sabe sacar provecho de su tamaño, y eso, personalmente, me encanta! Campera de lana gruesa o kimono fluido, colar largo de piedras, trenzas, vestido bohemo, corpiño de deporte estilizadas… Mezcla todo para crear un estilo propio y darle más profundad a su personaje!

Sin contar nada de la temporada 2 que empecé a mirar, no puedo esperar ver como su personaje va a evolucionar. Para mí no es por casualidad si la serie nos enseña Bonnie como el personaje femenino aparentemente más fuerte y con menos neurosis. Ella es la clave del fin de la temporada 1 y lo sufre después. Parece débil, descolorida, apagada, lejos de la imagen de serenidad que daba, y dejando ver finalmente sus fallas, que podemos adivinar sin saber todo en los primeros episodios de la nueva temporada. Es un personaje que voy a seguir con más interés todavía!

Mis favoritos Insta

Sigo con mis favoritos, pero con unos looks y siluetas vistas y queridas en Instagram. Pocas cosas, pero dos categorías resaltan.

No puedo negar que tengo ganas de vestido blanco, seguramente porque son la marca del verano y tengo ganas de ver el sol de vuelta por acá! Este modelo de Meleponym me gustó mucho, aunque no me iría tan bien. También me enamoré de este modelo Zara de algodón perforado que vi en la cuenta Instagram de Boho Addict. Lo busqué, pero ya estaba agotado! Por fin la versión lujo de la marca Sandro usada por Zoé, que marca su cintura fina, toda en trasparencia y fluidez. ¡Corte perfecto, aplausos!

Para terminar, tengo algo con los tonos rojos, terracotta, ocre, que se pueden usar en verano, pero también en otoño y en invierno. Más que todo lo vi en monos y vestidos, y quería enseñarles este modelo de la nueva colección La Redoute, todavía en shooting, que me parece muy prometedora! Y para seguir con colores de verano, creo que es la piel bronceada de Audrey Lombard que combina tan bien con esta camisa rayada azul y esta cartera de mimbre y le hace al conjunto tan perfecto!

 

Soñar y tener proyectos

Para terminar con algo más profundo y positivo a la vez, tenía ganas de decirles lo importante que es, cada mes, a cada momento del año, tener proyectos!

Cual sea su situación, seguir soñando, tener objetivos a plazo corto o largo es una forma de mantenerse en marcha! Aunque sean cosas minúsculas (decorar su jardín con flores nuevas, aprender a hacer algo nuevo o importante…) o cosas más ambiciosas como proyecto inmobiliario, profesional o vacaciones, les permite renovarse, seguir diciendo quien eres. Muchas veces nacen de una reflexión personal acerca de tus ganas, tus preferencias, los que es vital para vos, y te permiten conocerte mejor y realizar etapas de tu vida.

Este mes tengo muchos proyectos en cabeza y creo que son las frutas de muchos meses de cambios, de introspección y de pensamientos. Estuve “amasando” recuerdos, sensaciones, tratando de juntar lo que me hace bien y me hace feliz, para imaginar un proyecto de vida más global. Estas ideas me parecen superponerse perfectamente y lógicamente para armar algo que me parece, a mí, a un camino que busqué tanto tiempo…

 

Sin entrar en más detalles, la idea que les quería transmitir acá es que no podemos evolucionar sin escucharse o ignorando sus necesidades. Sigan descubriéndose durante toda su vida, hagan y digan cosas, aunque pequeñas si les parecen importantes, porque terminarán formando una vida que les parece y les vuelve feliz.

 

 

Seguramente lo hablaremos más adelante por acá, mientras les deseo un lindo día y un mes de agosto agradable!