Cuentos del futuro

¿El cinema será realmente el mejor de los medios para darnos el alerta sobre el clima?

De hecho, no sé si mi pregunta tiene sentido. El cinema puede ser considerado como una diversión, con único objetivo DE divertir, es decir distraer, desviar un momento nuestra atención de nuestras preocupaciones. Digamos que es así. Para algunos basta con eso. Pero mi visión personal del cinema – y no soy la única que piensa así - es que es un medio muy bueno para transmitir mensajes, cuestionar, poner a la luz ciertas cosas… y verlo solamente como un medio de recreación sería para mí muy reductor.

Lo que sí me pregunto es si está adaptado a despertar nuestras conciencias acerca de los peligros que está nuestro planeta – y nosotros sus habitantes, a plazo corto (bueno, digamos medio). Estamos de acuerdo para decir que hay otros mensajes importantes hoy en día que muchas películas llegan a tocar, pero lo que quería es hacerles esta pregunta acerca de este tema precisamente…

Les explico por qué…

 

 

Me refiero a todas estas películas de ciencia-ficción, donde la vida humana está en peligro porque expuesta a (tachar si necesario) un virus / unos zombis / unos extraterrestres / un asteroide / el cambio de clima y cualquier otra amenaza contra la humanidad. Es un tema viejo, pero para darles unos ejemplos:

Toda la saga de los Aliens y sus míticos monstros, que peleamos antes de manipular genéticamente

REC y su contaminación zombi, que me hizo mucha impresión cuando salió con su realismo tipo «camera en vivo», vino después World War Z y obviamente la serie The Walking Dead que usan la idea de una enfermedad nueva y la búsqueda de su causa (que a veces resulta ser humana). También podemos hablar de Contagion, menos los zombis.

Una de las primeras películas de ciencia ficción pura: 1984 (Wells): tan buena e innovadora por su época, cuando lo piensas no había porque estar inquieto y la resolución de la película/del libro es casi cómica, demasiado simple, llena de esperanzas al final, ningún drama!

Armagedón donde el planeta entero está amenazado por unos meteoritos

En la mayoría de estas películas, nosotros humanos, tan inteligentes, siempre llegamos a controlar, parar y hasta solucionar el problema, sin importar lo que era. Porque, después de todo, casi somos dioses no? Estos ejemplos para enseñarles que estas películas ponen el Hombre al centro de la resolución de los problemas, pero también del objetivo para cumplir (salvar a la humanidad, no al planeta, solamente hacer que las condiciones permitan al Hombre de seguir viviendo).

La mayoría de estas películas, tan listas desde un punto de vista científico, son películas de acción antes de todo: llevan peleas, efectos especiales, viajes en el tiempo, muertes, resurrecciones y más.

Consecuencia: la tendencia es que pasen mil cosas, y más improbable es la película, más grande el heroísmo, más contento el público… y menos inquieto al final! En este tipo de cinema de diversión, el mensaje muchas veces pasa después de la acción.

 

 

Pero hay que admitirlo, desde un rato, las películas de ciencia ficción cambiaron, con cierta tendencia cada vez más importante al realismo. Casi al pesimismo. Las películas se hacen más oscuras, los personajes no son más súper héroes, no salvan la humanidad, ni se salvan a ellos mismos a veces, aparecen como cansados de este mundo en cual tienen que sobrevivir.

Las causas de los desastres son cada vez más parecidas a las que escuchamos en la boca de nuestros científicos, los monstros actuales de la ciencia ficción son ahora el cambio del clima o la propagación de un virus desconocido.

El tiempo para parar el peligro se hace cada vez más corto, o la película pasa cuando ya se produjo (los héroes conocieron el mundo “antes”, el que conocemos nosotros hoy). La amenaza no es una simple amenaza sino un apocalipsis que se hizo real.

Así pasa en la serie The Rain con sus lluvias asesinas, o Interstellar que cuenta un cambio de clima radical prohibiendo la vida en Tierra. En Cuanto al “Libro de Eli” pasa después de un teórico desastre nuclear.

El tono es más desesperado, la acción menos central, la época más cerca (lamentablemente no hace falta viajar en otro siglo para figurarse un mundo inhabitable). Las situaciones de fin del mundo y las sociedades que están en juego son también cada vez más parecidas a las nuestras, cuestionando nuestros valores, imponiendo a los personajes unas cuentas regresivas.

El día antes de escribir este post, miré la película IO y no sé porque, me dejó una impresión diferente. Puede ser porque el fin, aunque abierto me sorprendió en comparación con otras películas de ciencia ficción que vi hasta ahora. [spoiler] No happy end, nada de pareja reunida para vencer los elementos, las esperanzas no ganan y no se salva la humanidad (es por lo menos la lectura que hice yo).

Un cambio hacia un cinema que podría (debería) darnos más consciencia? Sí, las aberraciones de nuestra sociedad nos saltan a la cara… solo por un ratito

 

 

Porque sí seguimos con nuestros cuentos.

Cuando se terminará este cinema centrado en el humano? Porque el planeta sobrevivirá al Hombre, pero nosotros seguimos usando el tema de nuestra propia destrucción para inventar nuestros cuentos y leyendas.

Pienso al éxito (merecido) de la muy buena serie de HBO Chernobyl. A la vez política, documentada y explicativa para los que no entienden nada a la ciencia nuclear (como yo). Tiene una realización muy buena y, puede ser, más éxito que todas las series de ciencia ficción del momento. Excepto que… cuenta cosas reales.

No estamos más en un mundo imaginario sino haciendo un informe, un documentario. El último episodio me parece bastante clarito como para dejarnos sacar conclusión y empezar a actuar para que no pase más. Pero obviamente el Hombre no es capaz de hacerlo, porque el impacto fue muy fútil – digamos superficial – si miramos la ola de turismo fuera de lugar que conoció la ciudad de Pripiat. ¿La serie alcanzó su objetivo? La pregunta sigue, ya que se sacan en una zona definitivamente contaminada por el Hombre unos selfis iguales a los que se sacarían con una estrella de RnB.

¿Será un problema de generación? Decidimos de forma definitiva quedarnos soñando, pegados a nuestros celulares, y contándonos cosas lindas para no mirar la dura realidad de nuestro mundo vacío? ¿O solo será la esencia profunda del Hombre desde siempre?

(Ni voy a hablar de política y de lo que dicen de nosotros y de nuestra inconsciencia unos selfis sacados en un campo de trabajo en Alemania). (¿Pero sí es un tema, ¿no?)

Las ganas de escribir esta publicación nacieron mientras miraba la película IO, y se confirmaron cuando, al día siguiente, escuche en las noticias que hubo una explosión en una planta petroquímica de mi ciudad actual. Susto, quejas de los habitantes, rápido quilombo que tan rápido apagarán con argumentos para justificar económicamente o políticamente la presencia de plantas tan peligrosas en nuestros países.

Porque de hecho existe cierta consciencia que el Hombre el-mismo está comprometiendo su propia existencia futura. Está más o menos presente según los países y su desarrollo. Estamos más o menos sensibilizados. La pregunta es: ¿estamos sensibles? Parece que el Hombre no es más que un animal que, a pesar de su inteligencia científica, no es capaz de imaginar o actuar en favor de su sobrevivencia futura.

 

 No soy ninguna científica, tampoco tengo soluciones concretas para proponer permitiendo de generar energía sin peligro y almanecerla, ni curar enfermedades o dar de comer a todo el planeta. Pero esta sensación persistente de inmovilismo que nos define frente a tantos alertas que salen por todos lados, y que no podemos ignorar más, me hizo escribir hoy.

Desde siempre los Hombres cuentan historias, las cantan, las inventan, las escriben. Puede ser algo proprio al Hombre, justamente, esta facultad de armar una intriga o solamente contar su propia historia, su pasado. Hoy tengo miedo que esta facultad sea su perdida. Estas historias no solo son historias, pueden volverse un futuro real, que nunca será posible contar…