Viaje a Bariloche

Hace tiempo que no hablamos viaje por acá!

Les dejé en Patagonia en El Chalten… y hoy les encuentro de vuelta para llevarles hasta Bariloche! Lugar famoso de Argentina, famoso por sus paisajes increíbles y sus montañas, les tengo que decir que esperaba mucho de Bariloche y sus lagos…

 Desde el aeropuerto, habíamos alquilado un coche y nos fuimos directo hasta la ciudad de Bariloche donde teníamos reservado un hotel (les dejo los datos al fin de la publicación). En comparación con el Chalten, Bariloche es una ciudad grande y muy turística, y ni bien llegas, ya lo puedes sentir. Nos avisaron de no dejar nada en el coche porque aparentemente hay muchos robos… Bienvenidos en Bariloche!

 

La ciudad me pareció muy desagradable para manejar: muchas vías, no siempre bien definidas, un tráfico que no para nunca… pero por suerte el hotel se encontraba a la salida de la ciudad camino al Llao –llao, y pudimos encontrar un poco de tranquilidad por allí.

 Y realmente el lugar era hermoso.

El hotel tenia vista al lago Nahuel Huapi – les aconsejo elegir eso como condición sine qua non cuando reservan, es realmente increíble! Todo de madera, gigante, con ventanas grandes en los cuartos y en los espacios públicos. No les podría explicar la sensación de dormirse con el ruido del lago (parecido al ruido de las olas del mar), levantarse a la mañana con esta vista espectacular, tomar un trago o nadar en la pileta mirando al lago a la tardecita… También me imagino que debe ser hermoso en invierno cuando todo esta blanco y bajo nieve…

 Nos quedamos unos días y decidimos recorrer los principales puntos de interés de la zona. Todo se trata de lagos y selva por allí, entonces unas fotos servirán más que muchas palabras, y prefiero por una vez hacerles una publicación muy visual.

 

Llao-llao

Fuimos al Llao-llao el primer día y pudimos meternos adentro de un bosque de árboles arrayanes. Estos árboles muy típicos de la zona y raros son de color marrón claro y fríos si los tocas, porque están llenos de agua. Tienen ramas torcidas y formas bizarras, perfectas para sacar fotos increíbles! Una oportunidad para hacer un paseo en el bosque, sobre todo cuando hace mucho calor, para disfrutar en la sombra.

 

 

El lago Nahuel Huapi

El lago más importante de la zona, tiene varios miradores y su color cambia según el momento del día y la profundidad del agua. Azul oscuro o claro, pero siempre parece un espejo! No pude dejar de sacar fotos por todos lados!

 

Puerto pañuelo

Paramos cerca de la iglesia adorable que está en frente de Puerto pañuelo. La vista es linda y hay una tranquilidad bárbara.

Quisimos entrar en un hotel de lujo por allí, para tomar un té y disfrutar la vista, pero ni nos dejaron entrar. ¡Bastante desagradable!

 

 

Colonia Suiza

Fuimos a Colonia Suiza un poco por casualidad, y sin esperar nada realmente del lugar, más por curiosidad. Y terminó ser una de las visitas que más les gustó a mis papas creo, sobre todo porque nos encontramos con una feria artesanal donde pasamos un par de horas.

Era la fiesta del curanto, comida típica que vimos mientras la estaban haciendo – pero no pudimos probarla, primero porque había una cola larguísima y los boletos para comer ya se habían agotado, segundo porque necesitaba algunas horas de cocción y se hacía tarde para nosotros. Pero sí, comimos en esta feria un plato con pescado, paseamos en la feria de artesanías donde pudimos conseguir joyas hechas a mano por una chica feminista (les recomiendo la tienda : Hiedra Joya / Hidra tienda / Fenix Fatu). Escuchamos una banda tocando música mientras se bailaba cumbia. Pasamos por varios puestos de artesanías también - no siempre típica, a veces son cachivaches chinos. Y sobre todo recorrimos las calles del pueblo mirando las casas que parecían a casas alpinas europeas, lo que daba a la zona una onda muy particular y sorprendente.

Había mucha gente pero realmente no sé si siempre es el caso o si era por la feria, lo que le puedo decir es que hay que seguir una ruta de tierra durante un ratito para llegar y después aprovechar del pueblo a pie.

 

 

 

 

 

Para terminar, solamente diría que si nos gustó mucho la zona, hubiéramos querido disfrutarla y recorrerla caminando, como lo hicimos en Chalten. Pero muchos lagos no son accesibles a pie, solo se pueden ver desde la ruta en coche. Aparentemente con más días en Bariloche se pueden organizar excursiones para descubrir lagos más escondidos con guía, pero no llegamos a hacerlo, y nos quedó esa pequeña decepción : puede ser para la próxima visita! Obviamente disfrutar las vistas y descubrir todos los lagos desde los miradores ya fue hermoso, pero está bueno saber que hay otro turismo posible si tienen tiempo, por eso les comparto el dato!

 

Hotel Huemul

Av. Exequiel Bustillo 1500, San Carlos de Bariloche, Río Negro

hotelhuemul.com.ar / 0294 442-4066

 

 Y hasta pronto para seguir viajando en la zona de los lagos argentinos…!