¿Cómo usar el bomber?

Hoy un artículo tendencias y moda porque hace tiempo y porque últimamente estoy pensando en comprarme una prenda clásica pero no tan evidente: un bomber. Ok, es cierto, se ve en todas las revistas, en la calle, de todo tipo, del mas vintage al más caro, del más simple al más complicado… ¡Y eso no nos ayuda al momento de elegir uno!

Revisé todas las tendencias, y tenía ganas de enseñarles diferencias formas de usar la chaqueta de bombardero, como para ayudarles a encontrar la suya!

 

 Sporty

El bomber es una chaqueta cómoda, para mitad de temporada, entonces parece lógico usarla en modo casual en nuestros looks diarios, sin pensarlo mucho. Si la eligen en un color que va con todo, y la usan con unas zapatillas y unos jeans (sin importar el corte), le dará el toque original a cualquier look clásico.

Esta es la primera forma de usar el bomber y la más evidente, que elige la mayoría de nosotras. Elegimos una chaqueta negra, kaki o gris, en nuestro talle habitual, y así lo podemos asociar con casi todo nuestro vestuario. También podemos encontrarla en su versión “teddy” con las mangas de otro color (como lo usan acá las blogueras Karla o @happyligrey). Y Julie Sarinana acaba de convencernos que el bomber es el mejor amigo de nuestros looks cómodos de viaje!

 

 

Versión corta

La chaqueta bombardera se caracteriza por su forma redonda, y su cintura elástica, que aparte de ser cómoda, permite jugar con los volúmenes. Algunas eligen un bomber bien cortito, tipo vintage, para darle un toque más femenino a un look clásico.

El contraste entre la chaqueta cortita y la silueta tienen como efecto de alargar las piernas, y más todavía si usan una prenda ajustada (jeans o calzas chupetín) o corta. Abajo del bomber, pueden usar un suéter de cuerpo o corto, para enseñar un poco la cintura o la parte de las caderas, y traer todo el volumen en la parte arriba de la silueta. Nos enfocamos en los bomber que tienen mucho volumen, como inflados. Pueden usar casi todos los zapatos que quieren: bota con taco si usan unos jeans chupetín, o zapatillas si prefieren un short.

 

 

Versión XXL

El bomber también se puede convertir en una prenda cómoda, tipo mantita calentita… o casi! La tendencia actual es usarlo bien ancho y loose. Lo compran un talle (o dos) demasiado grande, para que tenga una caída boyfriend. A propósito, se usa grande, como si era la chaqueta de su hermano o de su novio. Tiene que llegar a mitad del muslo, y se usa abierto. Se elige con la manga elástica a la muñeca para que se vean las manos (¿más cómodo también para la vida real, ¿no?) y se pueden doblar las mangas: el efecto loose está compensado enseñando un poco de piel.

Otra vez lo elegimos con mucho volumen, para que esté bien ancho y no solo largo. A mí me gusta mucho esta opción con un short o una pollera corta porque suaviza un poco lo sportswear del look. Pero también puedes preferir unos jeans a cuerpo. En mi opinión, la versión corta da para usar zapatillas y los jeans van más con tacos (botas o sandalias – que le darán un toque sofisticado a la silueta.

 

 

Versión chic

Como contraste perfecto con esta versión casual, vamos ahora por el otro lado y podemos decidir usar el bomber como usaríamos un blazer. El secreto es elegirlo en nuestro talle normal – esta vez nada de buscar volumen sino más bien algo fluido – y de una tela preciosa y llamativa.

Garance Doré lo usa en un look muy working girl/oficina: su bomber tiene un corte impecable, un color camel y una tela acolchada elegantes. También me gustó este bomber de terciopelo, calentita y refinada, levantado con unas joyas llamativas. O también pueden elegir una versión de satén o de brillitos, para cambiar un look desapercibido en un look simple pero perfecto para salir.

 

 

Miles de opciones

Para las más atrevidas, el bomber tiene la ventaja de existir en miles de versiones, estampado, bordado, colorido, abigarrado, mezclando telas y estampas, reversible… es el mejor aliado para las más vagas que podrán resaltar cualquier look básico. Con la condición de elegir el talle y la forma que acompañara su vestuario.

A no ser que seas Leandra Medine, cuidado con los mix and match demasiado atrevidos! (se puede hacer, pero sin pasarse). Se trata de mezclar las telas de forma ingeniosa, y de hacer convivir las otras prendas del look con este bomber que ya tiene mucha identidad.

La oferta es inmensa, y los precios muy bajos a veces, entonces eligen lo que quieren: florecitas, étnico, estampas, bordados chinos en la espalda o en el pecho. ¡Su imaginación es su único límite!

 

 

 

Espero que les sirvió este articulo y que les ayudará para elegir su bomber.

Clásico o loco, bien cortito o extra largo, yo todavía no compré nada, pero ya sé cual me hace falta. ¿Y ustedes?